EL TRABAJO SOCIAL EN MEDIO DE LA PANDEMIA

Cuando urge pensar para no quedar impotentizadxs o caer en un hacer sin sentido

Sin negar el desconcierto, las ansiedades y angustias que la actual situación nos genera, nos proponemos frenar unos minutos e intentar pensar juntxs el lugar que nos toca como profesionales del Trabajo Social.

De más está decir que nos encontramos en una situación de emergencia social, que por otra parte es inédita a nivel mundial. La misma se presenta como disruptiva y altamente perturbadora de la vida cotidiana, alterando los ritmos personales, familiares, laborales, etc. A lo que podemos agregar el componente de temor y la sensación de amenaza constante basada tanto en datos de la realidad como en la circulación de información, expresiones y demás, que alimentan el Imaginario Social.

Una crisis que no solo se manifiesta como problema de salud concreto, sino que deja en evidencia tanto el más crudo individualismo del “sálvese quien pueda” como la capacidad de sostener lazos sociales de maneras creativas y diversas.

Intentamos posicionarnos en ese “lugar de equilibrio” si lo hay, entre la negación de la realidad (“No es para tanto”, “Los medios exageran”, “A mí no me va a pasar nada”) y la posición fatalista y caótica que por momentos se avizora y nos sobrepasa.

No podemos negar que nos encontramos en una situación de cambio radical y que como tal implicará enfrentarnos a duelos diversos. Referirnos a duelo es pensar en tres etapas o momentos: la negación y el enojo por lo que pasa, la depresión y desorganización, quiebre o ruptura de todo lo habitual y conocido, siendo esta una etapa crítica pero necesaria para pasar a la instancia siguiente que será la reorganización.

Reconocemos por un lado, que vivimos en una sociedad que lejos de ayudar a transitar saludablemente los duelos tiende a ocultar los mismos, a exacerbar el “pensamiento positivo” y negar permanentemente los malestares. Por otro, que el duelo en este caso es un hecho social, y que, como profesión, lejos de negarlos, debemos encontrar modos de generar espacios de elaboración de los mismos durante y después de esta situación puntual de “aislamiento”.

Consideramos que tenemos la responsabilidad de aportar a comprender lo que está pasando, en los ámbitos comunitarios en los que intervenimos, así también al interior de los equipos de trabajo, especialmente quienes nos desempeñamos en instituciones de salud donde lxs profesionales atravesamos momentos de confusión, miedos, incertidumbre, ansiedad; emociones que es necesario reconocer y canalizar saludablemente para encontrarnos lo más fuerte posible ante lo que sucede y/o pueda suceder.

Entendemos que la coyuntura actual nos implica el desafío de pensar modos creativos de intervención. Quizás tengamos que sacar de la galera no solo energía de la que por momentos carecemos sino nuestras más profundas convicciones en la potencia de lo colectivo y del hacer con otrxs.

Servicio Social Hospital Regional Eva Perón / Santa Rosa de Calamuchita

Lic. Gabriela Santarelli
Lic. Eliana Cortese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
Hola.
¿En que podemos ayudarte?
Powered by