3 y 4/12

Por Viola ALBANESI

En estos días agitados,… escuchando, pensando, no contemplando, sino padeciendo, brotan preguntas anudadas en madejas. Devanarlas es tarea compleja que no he de resolver solo esbozar y  remitirla: a las Compañeras Jubiladas del  G8, al Colegio Profesional de Trabajadores Sociales, a Casa Compañera EterNéstor y a quién soporte leerla.

/ Qué nos pasó? Continúa? es episódico?  //- Quiénes son ven involucrados? en qué medida  ///- Probables significados.

Con la salvedad de que si se recorta hay perdida de colores y densidad. Y se pretende totalizar saldrán ovillos enmarañados.

/-Los sucesos de entre el 3 y el 4 de diciembre de esta semana, filmados, suficientemente documentados en los medios, van  acompañados  por reiteradas expresiones tales como: _“Ven? no es hambre. Son los subsidiados de la nación. No trabajan. Sus padres roban, ellos desde niños aprenden lo mismo”. Además ya se repiten amarillentas noticias del orden de que están preparándose hechos similares para el 20 de diciembre próximo.

Los hilos que arrastran y atan cada uno de los episodios revisados pueden venir desde hace tiempo. Probablemente desde cuando en Córdoba se iniciaron los reclamos de las fuerzas policiales, ante sueldos vergonzantes para delicadas tareas, tales como cuidar la seguridad (en el sentido de avance en derechos y responsabilidades democráticas).También pueden ser cortas hebras, que parten  de lo salpicado por graves hechos denunciados referidos a la narco policía y la narco política, de los cuales la tropa quiere diferenciarse, no quedando claro, si para separarse o participar. A más corto tramo aún, los hechos pasados dan lugar a suponer, tal vez  relaciones con los cortes de flujo del dinero lavado que se derramaba y ya no lo hace, entre las redes mafiosas y sus extensos vínculos  y nodos.

Por lo antes dicho dejarían de pensarse estos como días conflictivos para entenderse como procesos complejos en sus términos de formación y desarrollo, que no solo nos dejan vislumbrar  una vacación gubernamental en Colombia y Panamá,  escasísima o nula eficacia de parte del gabinete provincial de la gestión, y una manera ilegal y violentamente autoritaria de reclamar   aumento de sueldo.

//-Los  involucrados  en estos hechos preocupantes: Si los buscamos debemos sumergirnos en el contexto de las pasadas elecciones: unos por el voto, y el otro por reiterar la puesta en acto de una maquinaria enaceitada por fuertes inversiones en pauta publicitaria, en un abroquelado cerco preparado para impulsar  su candidatura a  presidente. Habiendo sido elegido su staf legislativo, para dominar la voz de la provincia en el Senado. Esta construcción apelaría a variables complejas. Mucho más aún resulta identificar a qué intereses beneficia y representa la actual gestión cordobesista. Los grupos desarrollistas,  los titulares de la riqueza agro-sojera, los subsidiados capitales de telecomunicaciones, y de agroquímicos,  entrarían en este apartado.

Es arduo suponer  probables vinculaciones entre términos para  una hipótesis descriptiva de los sucesos enfocados, estableciendo algún tipo de relación entre políticos y policías imputados en el narco escándalo, en una provincia que arrastra una deuda documentada internacionalmente, trilematizada por aspiraciones presidenciales. Arduo y peligroso contexto. Como le ha sido a  Tomás Mendes,  ciudadano y periodista en riesgo por recabar pruebas y, junto a su equipo de producción, mostrar públicamente la forma en que se anuda la enfermedad social en el tráfico de drogas, operado política y policialmente.

Las redes sociales configuradas en  tramas fáciles de reconocer para el Trabajo Social. Se categorizan entre amigos, parientes, vecinos, compañeros de trabajo, de militancia social, política, de estudios, de credos, de grupos de pertenencia referentes a salud, deportes, etc. Y son herramientas de salud si se puede conocer e intervenir junto a sus titulares en proyectos preventivo comunitarios.  Con la misma facilidad circula en su urdimbre lo contrario, la enfermedad, lo no dicho. Lo que aconsejan callar, tanto el gobernante como los jefes policiales. Hechos posiblemente conectados con la   persecución a testigos, o a arrepentidos delincuentes y sus suicidios.

Eso: lo  adicto, se cobra y se compra participando en una brillante puesta en escena de un gobernante recién llegado de su turismo, aplaudiéndolo obsecuentemente, cuando  declama la solución al conflicto.   Cuando salen triunfantes los héroes armados y motorizados, cuya presencia es  reclamada, ante el  abandono de sus funciones en esta sociedad.

Lo no dicho se asocia causalmente con otro involucrado: el miedo  Elemento sin el cual no se puede reinstaurar la mano dura, parte de la planificación que un neoliberalismo tardío necesita. Sobre todo para que los brotes fértiles de uniones y alianzas de ciudadanía se destruyan, y se corte la construcción y recupero institucionalizado de derechos que enarbola y concreta el proyecto nacional. En cambio desde los acontecimientos en cuestión ocurre que el pueblo desde sectores sociales medios y medio bajos  teme, odia, se arma y dispara contra el pueblo que ve como posible atacante,  identificable como participante de la marcha de la gorra, y/o  portador de rostro y de ni/ni (ni estudia/ni trabaja) en una planilla censal, siendo subsidiado por la nación, y arrastrado en masa controlada mafiosamente para cumplir con su papel en esta puesta en escena.

///. Para los posibles significados, cabría aproximarse a las representaciones de lo que simbolizan los conflictivos días vividos. Qué significa para un pequeño comerciante  trabajador por años en su kiosco, que sus propios clientes a quienes concede crédito de palabra,  vengan a quitarle el fruto de su trabajo. Qué significa que alguien no haya aprendido de sus figuras parentales diferencias y límites entre sus mecanismos de supervivencia, de tal manera que no practique ni acuerde con que: “la vid’el pobre de esperanzas se mantiene, doblando el lomo pá que otros doblen los bienes”.

Qué sentidos adquieren los saqueos de bienes no alimenticios, por propietarios de autos de alto costo, y su vinculación con los, también altos niveles de expectativas de consumo que se enseñan y generan desde medios hegemónicos.

Qué significa que se subraye que la nación guarda silencio. Cuando está obrando constitucionalmente. Aunque se haya esperado la palabra y la presencia de sus representantes.

Qué significa que grupos organizados de vecinos procedentes de barrios alejados entre sí, sepan organizadamente que el día 3/12/13 es a las 21hs se comienza la acción de saqueo, y que a las 3hs de la madrugada del día 4/12/13 debe arremeterse nuevamente.

Qué significa que la foto del gobernante cordobés lo muestre con camisa negra  decir como vencedor lo que cedió como vencido, en aplaudido discurso, plagado de expresiones  que desplazan  culpas. Igual Foto documenta, con igual color de camisa, la participación del mismo cuando caía el gobierno de Obregón Cano,  electo por voto mayoritario en esta Córdoba.

Qué sentido tiene callar, cuando hay que asumir la obligación de hablar, como marca la consigna de campaña del Frente para la Victoria y Su Candidata, Nuestra Carolina Scotto. Para no ser adictos

Podrían continuarse tejiendo estos ovillos ,solo devanados hasta ahora.

Córdoba, Sábado 7/12/13.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
Hola.
¿En que podemos ayudarte?
Powered by