De fantasmas y fantasías políticas

Una representante del pueblo. Un falcon verde. Un contexto complejo y acuciante. Nosotres como actores constructores de la realidad.

Hace algunos días, una legisladora de nuestra Provincia de Córdoba publicaba en sus redes sociales referencias explícitas a lo que, según su perspectiva, sería hacer justicia. Concretamente se preguntó si «falta mucho para que aparezcan los Falcon verde para impartir justicia”. La diputada en cuestión, hoy ya sancionada por sus pares justamente por este acontecimiento, es Patricia De Ferrari y pertenece al bloque del PRO/UCR. Podríamos detenernos e identificar en dicho espacio político, tanto en sus relatos como acciones, continuidades ideológicas a lo largo del tiempo. No les negamos su coherencia, más bien, la repudiamos.

Debemos reconocer en los movimientos sociales en general y en los de Derechos Humanos en particular, un inmenso esfuerzo puesto a lo largo del tiempo, fruto por el cual las estructuras del Estado establecieron límites a este tipo de expresiones. Es decir, no solo es ilegítimo y contrario a la vida semejante apelación a la forma de “hacer justicia”, siempre según la legisladora en cuestión. Es además, ilegal. Hacer apología a los más trágicos años de nuestra historia reciente, es algo que no permitiremos.

El falcon verde como imagen, sintetiza con mucha eficacia simbólica los macabros procedimientos de secuestro, tortura y desapariciones forzadas ocurridos durante la última dictadura cívico-militar acontecida en nuestra nación. Apelar a dicha figuración, no deja márgenes de ambigüedad: es citar (y promover) la muerte. Y ello, se realiza en un contexto de suma convulsión y dificultad por parte de las mayorías en el ejercicio de sus derechos.

La pandemia y las consecuencias en la detención de gran parte de nuestro sistema productivo, el aumento de la pobreza y los esfuerzos del Estado -en sus diferentes niveles y planos- intentando revertir semejante escenario de crisis, torna aún más delicada la oportunidad que encontró la legisladora para hacer públicas sus perspectivas. Y todo ello, en el marco del juicio de la causa denominada “Herrera/Diedrich” que se encuentra en pleno curso en los Tribunales Federales de Córdoba, lo cual nos llena de esperanza y marca el efectivo avance de la justicia en torno a los delitos de lesa-humanidad.

Nos preocupa (y ocupa) reafirmar nuestro compromiso irrestricto con la vida. Con el sistema democrático como plafón simbólico y político. Como colectivo profesional del Trabajo Social de la Provincia de Córdoba, asumimos una posición activa en la defensa de los derechos ciudadanos, los cuales seguirán marcando nuestros horizontes de actuación fundada. Por más que se agiten fantasmas del tenebroso pasado, más allá de la fantasía de cierto sector, reducido y reaccionario, en querer regresar a prácticas que ya fueron desterradas. Para ello, requerimos cotidianamente levantar nuestras voces, amplificar nuestras acciones y repudiar con energía toda expresión y acción contraria a la vida.

Colegio de Profesionales en Servicio Social de la Provincia de Córdoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
Hola.
¿En que podemos ayudarte?
Powered by