Vivir, sobrevivir, elegir un restaurante, asistir a un comedor popular

Por estos días, la actual diputada de la provincia de Buenos Aires por Cambiemos, Carolina Píparo, profirió una expresión que da cuenta no sólo de su nivel ideológico, no sólo de su falta de sensibilidad, sino y fundamentalmente, de su ignorancia.

En efecto, que una persona que ha pasado por las aulas universitarias para formarse en una disciplina de las ciencias sociales, identifique la necesidad de asistir a comedores populares con la experiencia placentera de quienes pueden elegir un restaurante, expresa una patética mezcla de ignorancia y mala fe.

El Colegio de Profesionales en Servicio Social de la Provincia de Córdoba, además de expresar su profundo repudio por los dichos de la diputada, desea dejar en evidencia el daño inmenso que este tipo de expresiones produce en el tejido social.

En primer lugar, porque soslaya una verdad ineludible: la existencia y proliferación de comedores comunitarios es expresión y resultado del proyecto que la diputada representa, que profundiza la desigualdad, desmembra a las familias que ya no pueden comer juntas y genera un proceso de profunda estigmatización que el intento de romantizar la pobreza no puede ocultar.

En segundo lugar, porque debería conocer la diputada la diferencia entre un acto de libertad y un acto de sujeción. Ir a comer a un restaurante implica en alguna medida una elección, supone la existencia de alguna dosis de autonomía y también de alegría recreativa; mientras que ir a comer a un comedor es un acto de dependencia, que se agrava por la humillación a que son sometidas las personas, considerando las porciones miserables que ha dispuesto el gobierno de la señora Vidal.

Por último, porque expresiones como las de Píparo lo que hacen es perpetrar la injusticia, la pobreza y la desigualdad, aunque ello intente ser ocultado bajo el manto de “la hermosa experiencia”.

Por lo expuesto, el Colegio de Profesionales en Servicio Social de la Provincia de Córdoba ratifica su compromiso con las mejores tradiciones emancipatorias, que guían su accionar en pro de la protección y ampliación de los derechos de la población. Y como parte de este ideario, repudia enérgicamente las expresiones de Píparo, que con su prédica neoliberal intenta, aunque no lo logra, hacer de la miseria una virtud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *